Arriba

  Bienvenidos al Ayudante Online de Mesas para Directo.

 

  En este Ayudante intentaremos ofrecerte la información necesaria para que puedas elegir la mesa de mezclas más adecuada a tus necesidades.

Este ayudante consta de las siguientes partes:

Introducción
¿Analógica o Digital?
Características Comunes


¿Analógica o Digital?

A la hora de elegir tu mesa de mezclas lo primero que debes plantearte es ¿analógica o digital? Pues bien, dependerá del uso que le vayas a dar a la misma.  

 

Mesa de Mezclas Analógica

  Las mesas de mezclas analógicas, ya casi sustituídas en su totalidad por las digitales en aplicaciones de tipo medio-grande, tratan la señal de audio de forma analógica y los controles actúan sobre la señal de audio directamente. Normalmente están formadas por un solo equipo, la consola, donde entran y salen todas las señales de audio y que incorpora los diferentes pasos de ajuste de la señal como ganancias, filtros, ecualizadores, enrutadores, etc.

 

Mesa de Mezclas Digital

 

  Las mesas de mezclas digitales han proliferado en los últimos años gracias a las enormes posibilidades que permiten. En este caso, las señales de audio se convierten a digital y todo el proceso de señal se efectúa en este mundo. Al final de la cadena, la salida master, se vuelve a pasar a analógico si es necesario. Si no, la señal se envía directamente en digital al siguiente eslabón de la cadena musical. La ventaja de este sistema es que teóricamente podemos hacer todos los ajustes que queramos sobre una señal de audio sin perder un ápice de calidad.

  Los sistemas digitales suelen ser dispersos, es decir, constan de varios módulos. Es habitual que todas las entradas y salidas de audio estén en un equipo aparte llamado normalmente Rack de Escenario que se conecta a la propia consola o DSP con un simple cable de datos. La consola suele tener una apariencia similar a las mesas analógicas, aunque normalmente todos los controles están agrupados por "capas". Es decir, un mismo control físico, por ejemplo, un potenciómetro rotativo, puede controlar un ajuste de nivel, de compresión, de EQ, etc. De esta forma podemos tener una mesa de 192 canales con la apariencia de una de 16, ya que los controles pueden manejar diferentes canales simultáneamente.

  Además, este tipo de mesas suelen ofrecer características adicionales que antes teníamos que conseguir externamente, como puertas de ruido, compresores, ecualizadores gráficos, etc.

Volver

 

Características Comunes

  Una vez tengamos claro el tipo de mesa que necesitamos, lo siguiente a elegir es el tipo de uso que le vamos a dar. Normalmente tendremos que diferenciar si vamos a usar la mesa como FOH o mesa principal o para monitores, así como el número de canales que vamos a necesitar.

  En aplicaciones sencillas en las que sólo se utilizará una mesa es muy importante saber la aplicación a la que se va a destinar. Por ejemplo, si el uso principal va a ser como sistema de mezcla para un cierto número de micrófonos en una sala de conferencias o presentaciones no necesitamos una mesa con gran número de buses auxiliares. Si, por el contrario, vamos a utilizarla para hacer actuaciones en directo, debemos tener en cuenta que necesitaremos tantos buses auxiliares como señales de retorno diferentes haya que entregarles a los músicos. Es decir, para sonorizar a una banda con 4 componentes cuando 3 de ellos necesitan, por ejemplo, la referencia de sus propios instrumentos, necesitaremos una mesa con al menos 3 auxiliares.

  Aquí describiremos las características más comunes de una mesa de mezclas:

  Canales de entrada: cada señal de audio (o micrófono) entra por un canal de entrada. Éste suele soportar, generalmente, dos entradas direrentes, una para micrófono por XLR y otra para nivel de línea por Jack. La selección suele hacerse automáticamente: la entrada activa suele ser la de micrófono, que se corta cuando insertamos un Jack con una señal de línea, que pasará a ser la señal activa. A continuación tendremos un control de ganancia con o sin atenuador o PAD. Después, un filtro paso bajo, normalmente a 100 Hz, para evitar "pops" o golpes en los canales de micrófono. A continuación encontraremos un ecualizador de 3 ó 4 bandas de tipo semiparamétrico normalmente. Esto quiere decir que, por ejemplo, en el caso de un 3 bandas tendremos control de graves y agudos y en el control de medios dispondremos de un control adicional para seleccionar la frecuencia de ajuste dentro de la banda. Esto es muy útil para "realzar" aquellas frecuencias específicas de algún instrumento o para "atenuar" aquellas otras que pueden producir realimentaciones en la señal. Después encontraremos el selector de buses con el que enviaremos la señal del canal a diferentes partes de la mesa, el control de panorámica para elegir qué cantidad de señal enviamos al canal izquierdo y al derecho, el fader de canal, el control de SOLO o PFL y el de MUTE.

 

 

 

 

 

   Buses: otra de las secciones más importantes de una mesa de directo es el número de buses de los que dispone. Las salidas de todos los canales de entrada van a estos diferentes buses y desde éstos se enviarán a los canales de salida.

  El bus principal es el de Master o Programa, normalmente el único que soporta dos canales (estéreo). Otro tipo de buses que se asignan a controles intermedios, los llamados Grupos, tienen la finalidad de agrupar diferentes canales de entrada en un control común que a su ver puede ser nuevamente enrutados al Master. Por ejemplo, si tenemos sonorizada una batería con 6 canales de micrófono, podemos asignar estos 6 canales a un grupo para cuando queramos subir o bajar el volumen de la batería completa lo podamos hacer sólo con un fader. Un tercer grupo es el de Auxiliares, que normalmente sirven para realizar las mezclas necesarias para el envío a los músicos, monitoreado, escucha de vuelta, etc. El bus de Efectos, con el que podremos asignar diferentes efectos de audio como Reverbs, Flangers, etc. Y, por último, el bus de SOLO o PFL para las funciones de preescucha.

 

  Controles de Salida: en los controles de salida podemos distinguir entre los grupos y los master. Éstos tienen una apariencia muy similar a la de los canales de entrada, pero la señal la reciben directamente de los buses. También puede existir alguna entrada exterior o puntos de inserción, por ejemplo, para retornar una señal de efectos. Permiten controlar varias señales de entrada a la vez. Los Master son los controles de salida propiamente dicha.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Monitorado y medidores: Para poder operar eficazmente el sistema, se necesita escuchar de diferentes formas y en diversos puntos las señales de audio con las que se está trabajando. Para ello existe un sitema de monitorado y medición que nos permite realizar este control tanto acústicamente como visualmente gracias a indicadores LED o vúmetros. Además, dispondremos de una serie de elementos auxiliares para ayuda a la producción y se pueden incorporar generadores de señal u otros. Gracias a estas señales podremos ajustar los niveles al nivel de trabajo, normalmente 4 dBu.

  Las mesas suelen disponer además de una entrada para un sistema de intercomunicación para permitir e contacto con otros técnicos o personal de producción en otras partes del evento.

  Volver

Continuar